domingo, 30 de septiembre de 2018

Variedades de la lengua (registro lingüístico)


Resultado de imagen de registro informal esquema

Como ya hemos dicho, nos entendemos cuando compartimos el mismo código. Es decir, normalmente cuando hablamos la misma lengua. 

El cómico Ignatius Farray explica muy bien la importancia del contexto y este mismo esquema en este sketch humorístico de "La vida moderna".

Sin embargo, como todos sabéis, no todos hablamos exactamente igual y ni siquiera todos hablamos igual todo el tiempo, sino que vamos cambiando nuestro repertorio lingüístico.
Eso es porque somos inteligentes y sabemos que debemos adaptarnos al contexto, al receptor, a nuestro estado de ánimo y a nuestra intención comunicativa...


Resultado de imagen de esquema registro linguistico

Esta adaptación continua es lo que se conoce como registro lingüístico: la adecuación de nuestra lengua a la situación comunicativa. Se verá más claro en el siguiente esquema:





Es muy frecuente en el humor jugar con la mezcla inesperada de registros lingüísticos... como en este divertido sketch de los conocidos El Culebra y El "Cabesa"... que vamos a utilizar para que busquéis y apuntéis rasgos propios del registro formal e informal, así como incorrecciones propias de personas con poca cultura.

Clasifícalos en tu cuaderno según la división del cuadro anterior.

Estos dos "cuñaos" sevillanos también incurren en errores similares.

(Esto es lo que se conoce como una parodia, un recurso muy habitual en literatura desde La Celestina y D. Quijote de la Mancha y cuyo uso en artículos de opinión vamos a recordar en en esta entrada de mi blog )

Por último, hay que recordar la diferencia entre la comunicación oral espontánea (charlas, conversaciones, encuentros, discusiones...) y un discurso oral planificado (una exposición oral, un debate, una charla, una conferencia, algunas entrevistas o clases...).

EL EXTREMEÑO O CASTÚO
 

Señol jues, pasi usté más alanti
y que entrin tos esos,
no le dé a usté ansia
no le dé a usté mieo...

Si venís antiayel a afligila
sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s'ha muerto!

¡Embargal, embargal los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastao en comías pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dio tiempo a vendello,
ya me está sobrando,
ya me está gediendo!

Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavás en el techo,
y esa segureja
y ese cacho e liendro...

¡Jerramientas, que no quedi una!
¿Ya pa qué las quiero?
Si tuviá que ganalo pa ella,
¡cualisquiá me quitaba a mí eso!
Pero ya no quio vel esi sacho,
ni esas jocis clavás en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho e liendro...

¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto
si alguno de ésos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s'ha muerto:
la camita ondi yo la he querío
cuando dambos estábamos güenos;
la camita ondi yo la he cuidiau,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro mesis vivo
y una nochi muerto!

¡Señol jues: que nenguno sea osao
de tocali a esa cama ni un pelo,
porque aquí lo jinco
delanti usté mesmo!
Lleváisoslo todu,
todu, menus eso,
que esas mantas tienin
suol de su cuerpo...
¡y me güelin, me güelin a ella
ca ves que las güelo!...



EL MURCIANO O PANOCHO

EL CANARIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario