lunes, 26 de septiembre de 2016

Funciones del lenguaje (y problemas con el referente)

Resultado de imagen de wilson naufrago

Desde el principio de su existencia, el ser humano tiene la capacidad y la necesidad de comunicarse.

Podemos definir la COMUNICACIÓN como la transmisión de un mensaje de un emisor a un receptor a través de un canal que funciona.

Sin embargo, para que, de verdad, se produzca comunicación, emisor y receptor deben compartir el mismo código en el que está cifrado el mensaje.

Y, para que la comunicación sea efectiva, emisor y receptor deben compartir el mismo referente y atender al contexto en que se está produciendo su acto comunicativo (tienes esta información más y mejor desarrollada en las páginas 12, 13 y 14 del libro de texto de Algaida)


Resultado de imagen de esquema jakobson funciones lenguaje


Como hemos dicho, todos esos elementos son necesarios para que se produzca una comunicación real y satisfactoria. 
Sin embargo, esos elementos pueden tener más o menos importancia. Según qué elementos sean los principales en la comunicación, tendremos diferentes FUNCIONES DEL LENGUAJE.

El lingüista Roman Jakobson ha sido quien mejor ha estudiado las funciones del lenguaje y su esquema nos ayudará a entenderlas:


Resultado de imagen de esquema jakobson funciones lenguaje

Ya hemos definido los elementos que intervienen en la comunicación y, después, hemos aprendido  a identificar las funciones del lenguaje que predominan en diferentes situaciones (algo que, en el caso de que tú tengas dudas individuales deberás seguir practicando por tu cuenta con las actividades 1, 2 y 3 de la página 14, la 4 de la página 16 y la 7 de la página 17).



Uno de los elementos que más cuesta asimilar es el referente

Podemos definirlo como el tema sobre el que trata una comunicación o aquello a lo que hace referencia el mensaje (política, deportes, estudios, sentimientos, climatología...)

Para que una comunicación sea fluida, el emisor y el receptor deben compartir el mismo referente y, si este cambia, debe quedar claro durante la conversación ("cambiando de tema", "oye, aunque no tiene nada que ver con lo que estábamos hablando"...).

Sin embargo, la existencia de diferentes referentes en conversaciones puede dar pie a confusiones o, como en estos casos, a chistes más o menos divertidos:


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario