lunes, 27 de febrero de 2017

Maestros antiguos

Tengo un diamante en la garganta, 
tengo la luz por la mañana. 
Tengo la suerte de ser viejo 
y las distancias las mantengo siempre lejos lejos

He sido padre un par de veces, 
he probado todo lo que hace expandir la mente, 
he seducido a jóvenes. 
Mitigo mis dolores con champán francés. 

¡Lo das todo! 
¡Lo das todo! 
Y muchas veces no percibes la realidad, 
acercándose como algo que molesta y huele mal. 
Escucha lo que pienso no me voy a callar: 
¡Nadie lo hace mejor que yo, nadie sabe más que yo! 
Maestros antiguos, salen por las noches como los vampiros 

Fui compañero, fui militante, 
fui defensor de la naturaleza, 
tuve enemigos y acólitos.

Hacedme caso: tuve valor, 
comí la escarcha de los campos de invierno. 
Tuve trabajos que podían haber hecho necios. 
Vendí mi alma bañada con alcohol.

No tengo diligencia, no tengo corazón: 
Nadie lo hace mejor que yo, 
nadie sabe más que yo 
Maestros antiguos 
salen por las noches para no ser vistos .

Fui bendecido por unos cuantos, 
fui perseguido por las grandes avenidas, 
fui entrevistado, aplaudido, 
laureado, envidiado, 
investigado, estudiado, invitado 
y se está tan solo aquí, 
se está tan solo aquí, 
se está tan solo aquí, 
se está tan solo aquí. 
¡Das todo! 
¡Lo das todo! 

Y te regalan las palabras que querías oír, 
te revuelves en tu silla, 
necesitas más pastillas.
Te preguntas "¿cómo es que has llegado aquí?".

Nadie lo hace mejor que yo. 
Nadie sabe más que yo. 
Nadie lo hace mejor que yo. 
Nadie sabe 
¡Nadie! 
¡Nadie! 
¡Nadie sabe! 
¡Nadie sabe! 
¡Nadie sabe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario