martes, 7 de febrero de 2017

Demasiado tarde

Este conocido poema de Bertold Bretch es un ejemplo claro de paralelismo, un recurso literario que consiste en repetir la misma estructura gramatical pero variando las palabras que la forman.


PRIMERO SE LLEVARON A LOS JUDÍOS
Primero se llevaron a los judíos,
pero como yo no era judío, no me importó.

Después se llevaron a los comunistas,
pero como yo no era comunista,
tampoco me importó.

Luego se llevaron a los obreros,
pero, como yo no era obrero, tampoco me importó.

Más tarde se llevaron a los intelectuales,
pero como yo no era intelectual,
tampoco me importó.

Después siguieron con los curas,
pero como yo no era cura,
tampoco me importó.

Ahora vienen a por mí,
pero ya es demasiado tarde. 


Como puedes ver, Bertold Bretch usa este recurso con mucha habilidad en más de un poema:
HAY HOMBRES QUE LUCHAN

Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores. 

Hay quienes luchan muchos años, 
y son muy buenos.

Pero también los hay que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario