viernes, 17 de marzo de 2017

Tempus fugit

Simplificando muchísimo la teoría que, sí, lo siento, os tendréis que aprender...

Resultado de imagen de tempus fugit dali

se puede resumir el Barroco como una etapa artística inmediatamente posterior al Renacimiento, que mantiene sus temas (mitología, topicos literarios...) y formas (soneto, lira, novela picaresca...) pero de con un estilo mucho más recargado y complejo y, sobre todo, más pesimista.

Por eso, aunque es un tópico literario igual de antiguo que el resto, voy a explicar y vais a entender mejor el Tempus fugit situado en este contexto.

Y es que, igual que el Barroco es el reverso negativo o pesimista del Renacimiento... podemos considerar el Tempus fugit como la visión negativa del optimista Carpe Diem.

Así, mientras el Carpe Diem, como explicamos en esta entrada, invitaba a aprovechar la vida y la juventud...
El Tempus Fugit parte de la misma idea (la vida es breve, la juventud pasa volando...) pero lo hace de una forma negativa.


También se puede apreciar en estos conocidos sonetos de Francisco de Quevedo, autor barroco (y pesimista) por excelencia:

PRONUNCIA CON SUS NOMBRES LOS TRASTOS Y MISERIAS DE LA VIDA

La vida empieza en lágrimas y caca,
luego viene la mu, con mama y coco,
síguense las viruelas, baba y moco,
y luego llega el trompo y la matraca.

En creciendo, la amiga y la sonsaca,
con ella embiste el apetito loco,
en subiendo a mancebo, todo es poco,
y después la intención peca en bellaca.

Llega a ser hombre, y todo lo trabuca,
soltero sigue toda Perendeca,
casado se convierte en mala cuca.

Viejo encanece, arrúgase y se seca,
llega la muerte, todo lo bazuca,
y lo que deja paga, y lo que peca.

Resultado de imagen de francisco de quevedo


¡Fue sueño ayer; mañana será tierra!
¡Poco antes, nada; y poco después, humo!
¡Y destino ambiciones, y presumo
apenas punto al cerco que me cierra!

Breve combate de importuna guerra,
En mi defensa, soy peligro sumo;
Y mientras con mis armas me consumo,
Menos me hospeda el cuerpo, que me entierra.

Ya no es ayer; mañana no ha llegado;
Hoy pasa, y es, y fue, con movimiento
Que a la muerte me lleva despeñado.

Azadas son la hora y el momento
Que, a jornal de mi pena y mi cuidado,
Cavan en mi vivir mi monumento.


El viaje definitivo

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros 
cantando. 
Y se quedará mi huerto con su verde árbol, 
y con su pozo blanco. 

Todas las tardes el cielo será azul y plácido, 
y tocarán, como esta tarde están tocando, 
las campanas del campanario. 

Se morirán aquellos que me amaron 
y el pueblo se hará nuevo cada año; 
y lejos del bullicio distinto, sordo, raro 
del domingo cerrado, 
del coche de las cinco, de las siestas del baño, 
en el rincón secreto de mi huerto florido y encalado, 
mi espíritu de hoy errará, nostáljico... 

Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol 
verde, sin pozo blanco, 
sin cielo azul y plácido... 
Y se quedarán los pájaros cantando.

Dentro de la poesía contemporánea a mí siempre me ha parecido un poema magistral de este tópico el siguiente poema de Roger Wolfe:

PARPADEO

Pedro Salinas
dice en un poema
que no quiere dejar de sentir
el dolor de la ausencia
de la mujer a la que ama
porque eso es lo único
que le queda de ella:
el dolor.
No recuerdo sus palabras exactas.
Él lo dice mejor que yo.
Eran otros tiempos.
Salinas está muerto.
La mujer a la que amaba también.
Pronto lo estaremos todos.
La vida es un mero parpadeo.
Abre los ojos
y ciérralos.

Lo mismo sucede con este otro de Pablo García Casado (Córdoba, 1972):

NÚMERO CERO
cou de letras alfonso ruiz benítez mi novio
formal se compra un erre cinco blanco
de tres puertas con él descubro las afueras

quinto de carrera el tipo que escribía poemas
en el cuarto de baño consigue conquistarme
me caso sin saber en qué cama me estoy

metiendo uno de mayo he pasado la noche
con un desconocido y sin embargo la historia
se repite: atracción sexo pastillas de dormir

nada es nuevo desde los diecisiete.
Las afueras (DVD Ediciones, Barcelona, 1997).


En cuanto a canciones más o menos "modernas", creo que el mejor ejemplo es esta "despedida" de Nacho Vegas:


O esta de Abraham Boba que por el tono y el lenguaje escogido, parece alejarse del espíritu animoso del Carpe Diem para ceñirse más bien a un tristón Tempus Fugit:

No hay comentarios:

Publicar un comentario