lunes, 5 de septiembre de 2016

Tipos de espacios en la narración

Como hemos estudiado, en la narración existen tres tipos principales de espacios.

1-Espacio real: 
Son aquellas historias muy, poco o nada basadas en la realidad, que suceden en espacios verdaderos, es decir, que existen y son localizables en un mapa... aunque los personajes que los protagonizan no existan o los autores se inventen más o menos detalles sobre ellos, la historia o, incluso, el espacio.
Este es el espacio más habitual en la inmensa mayoría de obras literarias o cinematográficas: lógicamente, es el que se usa siempre en obras históricas pero, también, normalmente, en obras literarias (es decir, inventadas).

Big Bang (Serie de TV)     Narcos (Serie de TV)   Downton Abbey (Serie de TV) 

 

2-Espacio inventado:
Son aquellas narraciones que suceden en espacios creados por el autor, es decir, que no se pueden localizar en ningún mapa. Estos espacios pueden ser completamente fantasiosos o, más bien, estar basados en otros reales.

Es lo que encontramos en obras como El señor de los anillos, Juego de Tronos, Las crónicas de Narnia...



A veces es complicado establecer fronteras claras. Por ejemplo, La Regenta de Clarín es una novela que sucede en Vetusta, una ciudad provinciana que parece representar a Oviedo... Ahora bien, ¿es simplemente Oviedo con otro nombre? ¿O representa a todas las ciudades medianas de provincias con cuchicheos, rumores y una vida que parece no cambiar nunca... hasta que cambia?

Vetusta, la muy noble y leal ciudad, corte en lejano siglo, hacía la digestión del cocido y de la olla podrida, y descansaba oyendo entre sueños el monótono y familiar zumbido de la campana de coro, que retumbaba allá en lo alto de la esbelta torre en la Santa Basílica. La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir, moderado por un instinto de prudencia y armonía que modificaba las vulgares exageraciones de esta arquitectura. La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas, como señoritas cursis que aprietan demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas y proporciones. Como haz de músculos y nervios la piedra enroscándose en la piedra trepaba a la altura, haciendo equilibrios de acróbata en el aire; y como prodigio de juegos malabares, en una punta de caliza se mantenía, cual imantada, una bola grande de bronce dorado, y encima otra más pequeña, y sobre esta una cruz de hierro que acababa en pararrayos.
Resultado de imagen de la regenta oviedo

3-Espacios simbólicos
Son lugares que no existen pero que no han sido inventados basados en lugares reales, sino que sirven para REPRESENTAR sentimientos, sensaciones, etapas de la vida, etcétera.


Por ejemplo, Fantasía en La historia interminable, representa la imaginación, la ilusión y la capacidad de soñar que, normalmente, tenemos durante la infancia y, en gran parte, gracias a la literatura. En cuanto a "La Nada" que, poco a poco, va "comiéndose" Fantasía representa la falta de imaginación o la incapacidad de soñar que se impone, principalmente, en el mundo de los adultos y, normalmente, por dejar de leer.

Algo parecido sucede con Nunca Jamás, el espacio simbólico donde viven Peter Pan y sus amigos y donde viajan los niños que son capaces de "volar".


 Resultado de imagen de fantasia la historia interminable


A veces, se mezclan espacios reales o imaginarios con espacios simbólicos...

Por ejemplo, La colmena es una novela de Camilo José Cela que transcurre en el Madrid de la posguerra pero esa comparación con una colmena (en la que todos están atrapados pero hay clases sociales claramente diferenciadas e inamovibles) tiene bastante de simbólica.

O cuando Fermín de Pas, el Mayoral de La Regenta, sube a las alturas es un símbolo de su ambición:
Uno de los recreos solitarios de don Fermín de Pas consistía en subir a las alturas. Era montañés, y por instinto buscaba las cumbres de los montes y los campanarios de las iglesias. En todos los países que había visitado había subido a la montaña más alta, y si no las había, a la más soberbia torre. No se daba por enterado de cosa que no viese a vista de pájaro, abarcándola por completo y desde arriba. Cuando iba a las aldeas acompañando al Obispo en su visita, siempre había de emprender, a pie o a caballo, como se pudiera, una excursión a lo más empingorotado. En la provincia, cuya capital era Vetusta, abundaban por todas partes montes de los que se pierden entre nubes; pues a los más arduos y elevados ascendía el Magistral, dejando atrás al más robusto andarín, al más experto montañés. Cuanto más subía más ansiaba subir; en vez de fatiga sentía fiebre que les daba vigor de acero a las piernas y aliento de fragua a los pulmones. Llegar a lo más alto era un triunfo voluptuoso para De Pas. (...) En Vetusta no podía saciar esta pasión; tenía que contentarse con subir algunas veces a la torre de la catedral. Solía hacerlo a la hora del coro, por la mañana o por la tarde, según le convenía. Celedonio que en alguna ocasión, aprovechando un descuido, había mirado por el anteojo del Provisor, sabía que era de poderosa atracción. (...) No miraba a los campos, no contemplaba la lontananza de montes y nubes; sus miradas no salían de la ciudad.
Vetusta era su pasión y su presa. Mientras los demás le tenían por sabio teólogo, filósofo y jurisconsulto, él estimaba sobre todas su ciencia de Vetusta. La conocía palmo a palmo, por dentro y por fuera, por el alma y por el cuerpo, había escudriñado los rincones de las conciencias y los rincones de las casas. Lo que sentía en presencia de la heroica ciudad era gula; hacía su anatomía, no como el fisiólogo que sólo quiere estudiar, sino como el gastrónomo que busca los bocados apetitosos; no aplicaba el escalpelo sino el trinchante.
También es un espacio simbólico la idea mental que se hacen de Australia en esta escena de Los lunes al sol.

O en esta otra de El Rey León.

O son espacios simbólicos los utilizados en estas canciones:






No hay comentarios:

Publicar un comentario